La marca, con sus promesas asociadas y cumplidas, una y otra vez, si se gestiona correctamente, será el diferenciador más importante de una empresa, producto o servicio y el que perdurará con el paso del tiempo.

Las marcas reconocidas tienen muy claro el valor que ofrecen para atraer, retener y fidelizar a sus seguidores. El reto lo tienen las empresas con vocación de crecimiento y recursos limitados.

Cualquier iniciativa de análisis o mejora del posicionamiento de una marca debe contemplar que las marcas conviven en un mundo integrado offline & digital.

La reputación online es una batalla que se pierde y se conquista a través de la comunicación, por lo que para potenciar y difundir los mensajes que trasmitirá la marca se desarrollará un plan de comunicación multicanal, interno y externo.